Contratación de extranjeros

Contratación de extranjeros

Otorgamos asesoría en la contratación de trabajadores extranjeros de acuerdo a
la legislación Chilena. Nos preocupamos de que los procesos de contratación de
trabajadores extranjeros sean fáciles y dinámicos y sin errores en materia
migratoria y laboral.

En que consiste

Según el estudio realizado por Instituto Nacional de Estadísticas de Chile (INE), a diciembre de 2020 la población extranjera residiendo en Chile era de 1.462.103 personas. Lo que corresponde aproximadamente a un 8,9% de la población total en Chile.

Aproximadamente el 52% corresponde al sexo masculino contra un 48% del femenino.

La mayor parte de la población extranjera se encuentra entre las edades de 20 a 44 años de edad.

Las nacionalidades que ocupan los tres primeros lugares son la venezolana con un total de 455.494, seguida por la peruana compuesta por 235.165 y en tercer lugar la haitiana con 185.867.

Para el caso de solicitudes de visa entre 2015-2016, la visa por razones de empleo representó el 69,8%.

La mayoría de la población extranjera se encuentra en os sectores comercio al por mayor y al por menor (21,9%), hoteles y restaurantes (14,4%), actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (7,6%). Y hogares privados con servicio doméstico (10,3%), industrias manufactureras (9,4%) y construcción (9,3%).

En la legislación laboral chilena no existen diferencias entre trabajadores según su nacionalidad. La regla general es la aplicación de las normas que rigen en Chile a todo trabajador, no existiendo normas especiales según se trate de nacionales o extranjero.

Bajo la normativa actual, todos los trabajadores son titulares de los mismos derechos, sin discriminación por origen o nacionalidad, en concordancia con los principios de la Constitución Política de la República, así como acuerdos y convenios específicos en la materia firmados por el Estado chileno ante la comunidad internacional con organismos multilaterales y ratificados por nuestro país. Entre ellos destaca la Convención internacional sobre la protección de derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares de la ONU (1990), ratificada por Chile en 2005.

Aun cuando una persona de nacionalidad extranjera deba contar con una autorización administrativa para ejercer actividades económicas y laborales en nuestro país, los derechos laborales en favor de los inmigrantes rigen por igual. Más allá de la falta de autorización o permiso para trabajar, no hay distingo entre trabajadores extranjeros regulares e irregulares en cuanto al ejercicio, protección y respeto a sus derechos laborales.

Por tanto, el marco regulatorio actual respecto de personas con nacionalidad extranjera distingue dos aspectos: por un lado, la habilitación o permiso para trabajar, regulado legalmente y por actos administrativos de la autoridad competente. Por otro lado, se encuentran los derechos laborales, establecidos por ley.

En consecuencia y de modo general, el trabajo para un extranjero en Chile está regulado por dos marcos institucionales: uno encargado de la entrada, permanencia y salida de personas (Normas de Extranjería y Migración), y otra institucionalidad que regula las relaciones de trabajo y la fiscalización de la normativa laboral (Código del Trabajo).

Las personas extranjeras, para trabajar de forma regular y formal en el país, deben contar con un permiso otorgado por el Departamento de Extranjería del Gobierno de Chile y regulado a través del Decreto Ley N°1094 de 19.07.1975, que establece normas sobre extranjeros en Chile complementado por el Decreto N°597 de 24.11.1984 del Ministerio del Interior, que aprueba el nuevo reglamento de extranjería.

Para que un extranjero pueda trabajar en Chile debe acreditar su residencia o permanencia legal en el país y estar autorizado y habilitado para estos efectos. El Servicio Nacional de Migraciones establece las condiciones en que un trabajador extranjero se encuentra habilitado, según el esquema de permisos y visas vigentes.

Otra de las excepciones a las normas generales, se encuentran en disposiciones reglamentarias de otros cuerpos legales que limitan el ejercicio de ciertas actividades y oficios. A modo de ejemplo, podemos señalar los casos de los vigilantes privados, nocheros, porteros, rondines u otras de similar carácter, para los profesionales de la salud, futbolistas profesionales o deportistas olímpicos.

Otra distinción que señala la normativa para los trabajadores extranjeros, una vez obtenido el permiso para trabajar, se refiere a los aspectos previsionales. La Ley Nº 18.156 da a los trabajadores extranjeros la posibilidad de no enterar en Chile el pago de cotizaciones previsionales para las prestaciones de enfermedad, invalidez, vejez y muerte si reúnen ciertas exigencias:

  1. Que las empresas firmen contratos con personal técnico extranjero. Entendiendo como técnico a todo trabajador “que posea los conocimientos de una ciencia o arte”.
  2. Que el extranjero se encuentre afiliado a un régimen social fuera de Chile que cubra las prestaciones señaladas (enfermedad, invalidez, vejez y muerte). 3
  3. Que el contrato de trabajo contenga una cláusula relativa a la afiliación previsional fuera de Chile y que el trabajador manifieste su voluntad de mantener esta afiliación.

La norma establece que el trabajador extranjero que elija no cotizar en Chile estará privado de acceder a los beneficios del sistema previsional chileno.

Respecto a los derechos y beneficios para los trabajadores extranjeros derivados del sistema de cobertura de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales (Ley N° 16744), y del seguro de desempleo (Ley N° 19728), la cotización es obligatoria para el empleador (Art. 58 del Código del Trabajo).

La nueva ley migratoria promulgada en abril de 2021 y que aun no entra en vigor (noviembre de 2021). Una vez esto se produzca se informará por este medio de las nuevas condiciones de contratación.

Modo nocturno
zoom