Recursos Judiciales y administrativos

Recursos Judiciales y administrativos

Si la autoridad administrativa ha cometido un acto arbitrario o ilegal que vulnere
sus derechos fundamentales somos especialistas en la presentación de recursos
administrativos y judiciales que revisen tus rechazos de visas, demoras en su
tramitación y órdenes de expulsión, entre otras.

En qué consiste

Recursos Judiciales y administrativos contra rechazos de visas u ordenes de expulsión
Si te han rechazado tu visa o bien te han dictado una orden de expulsión la ley establece la posibilidad de interponer recursos administrativos o judiciales.

Con relación a los recursos Administrativos si te han rechazado la visa puedes presentar un recurso de reconsideración que debe interponerse en el plazo de 3 días de notificada la resolución que te expulsa o rechaza tu solicitud de visa.

El recurso de reconsideración, se encuentra contemplado en el artículo 142 bis del Reglamento de Extranjería, que procede en contra de las resoluciones administrativas dictadas por la Autoridad Migratoria, que rechaza o revoca un permiso de residencia, y  tiene como fin lograr revertir la decisión tomada por la Autoridad en base a nuevos antecedentes. Estos nuevos antecedentes deben desvirtuar el rechazo o revocación del acto que se impugna. Al interponerse el recurso de reconsideración, se suspenderán los efectos de la resolución que rechaza o revoca el permiso de residencia mientras la autoridad no resuelva de él recurso administrativo.

Los casos más frecuentes por lo que no se les acoge a tramitación una visa son: ​

  • Tener una orden de expulsión vigente.
  • Tener una prohibición de ingreso al país vigente.
  • Tener un recurso de reconsideración en trámite.
  • No firmar el formulario.
  • No acompañar los documentos requeridos.​
  • Respecto de los recursos administrativos también se puede interponer una reposición con uno jerárquico en subsidio.

El recurso de reposición es el que se interpone dentro del plazo de 5 días ante el mismo órgano que dictó el acto administrativo que se impugna, con el objeto de obtener la invalidación, revocación, modificación o rectificación de dicho acto.

​Los recursos judiciales que se pueden interponer son la protección, amparo y reclamación.​

El recurso de protección es la acción constitucional concede a todas las personas que, como consecuencia de actos u omisiones arbitrarias o ilegales, sufren privación, perturbación o amenaza a sus derechos y garantías constitucionales. Los derechos respecto de los cuales se puede presentar este recurso se encuentran contemplados en el artículo 20 de la Constitución, que establece cuáles de los numerales del artículo 19 de la Constitución Política.

Este recurso, que debe ser presentado ante la Corte de Apelaciones respectiva, tiene por objeto el restablecer el imperio del derecho y asegurarla debida protección del afectado.

El plazo para presentar un recurso de protección es de 30 días corridos contados desde que ocurre el acto o amenaza que motiva el recurso o desde que se tuvo conocimiento de dicho acto o amenaza, hecho que debe ser acreditado ante la Corte.

El recurso de amparo es la acción constitucional que concede a toda persona detenida, presa o arrestada con infracción a la Constitución o a la Ley, o que sufra cualquier otra privación, perturbación o amenaza en su derecho a la libertad personal y seguridad individual. Dentro del concepto de libertad personal se encuentra la libertad ambulatoria que es el derecho que tiene toda persona para residir y permanecer en cualquier lugar de la República, trasladarse cuando lo desee de un punto a otro y entrar y salir del territorio nacional, siempre que cumpla con las normas vigentes.

Lo que se busca es restablecer el derecho vulnerado y asegurar la debida protección del afectado.  El recurso es presentado ante la Corte de Apelaciones del domicilio del afectado. No existe plazo para presentar el recurso de amparo. Se podrá interponer en tanto se mantenga la privación, amenaza o perturbación de libertad.

En el caso de que hayas recibido una orden de expulsión estarás obligado al abandono inmediato del país al extranjero que haya cometido alguna de las infracciones que señala la Ley.

​Existen dos tipos de causales para que te expulsen de un país, las facultativas y las imperativas. Las Facultativas son:​

Personas que, antes de ingresar al país incurrieron en alguna de estas prohibiciones:

  • Alterar el orden público.
  • Cometer delitos de tráfico de drogas, contrabando, trata de personas y, en general, actos contrarios a la moral y las buenas costumbres.
  • No tener o no poder ejercer profesión u oficio.
  • Carecer de recursos que permitan al extranjero vivir   sin constituir carga social.
  • Continuar en el país con el plazo de residencia legal vencido.
  • Cometer infracciones graves o reiteradas a las obligaciones de la Ley de
    Extranjería.
  • No pagar la multa impuesta por una infracción migratoria.

Se llaman así porque será la autoridad quien decida si se realiza la expulsión en estos casos o no.
La imperativas son:​

Comisión de delitos migratorios como:

– El ingreso mediante documentos falsos, adulterados o a nombre de otra persona, o hacer uso de
ellos durante su tiempo en Chile.

– Ingreso clandestino al país:

  • ​​Realizar una simulación o fraude en la celebración de un contrato de trabajo para obtener una residencia sujeta a contrato.
  • No dar cumplimiento a la medida de abandono del país

Se llaman imperativas porque la autoridad no tiene decisión sobre si aplicar la expulsión o no. Una vez cometida alguna de estas causales, la autoridad debe realizar la expulsión.

​Si eres notificado de una orden de expulsión del país, tienes dos opciones:

  • ​Interponer un recurso de reclamación
  • Interponer un recurso de amparo

​​Para saber cuál de los dos interponer, dependerá del tiempo que ha pasado desde que te notificaron la orden de expulsión.

Modo nocturno
zoom