Señor Director,

Escuché con mucha atención el discurso presidencial del Sr. Presidente Piñera, así como las diversas noticias que se refieren al proyecto de Ley migratoria y  el instructivo presidencial mediante el cual se pretende regular el ingreso de ciudadanos extranjeros a Chile que ocurrió el pasado lunes 9 de abril.

Al respecto y no obstante considerar que es una necesidad imperiosa  y lo posiblemente loable de las intenciones, creo que en vez de venir a mejorar una situación, la complica.

La complica porque el tema migratorio es un asunto que no debe tomarse a la ligera, requiere de un proceso de acotado y discutido con los diferentes estamentos políticos, económicos, sociales y culturales de un país tanto a nivel estatal como de la sociedad civil.

Imponer regulaciones vía decreto sin tener la estructura para ello ni respaldo financiero que las soporte hace, a mi juicio, que las cosas empeoren y se busquen formas de evasión que son peligrosas para todos.

Imponer visas consulares no resuelve los flujos migratorios y eso ya lo hemos vivido. Hace unos años se impuso visa consular de turismo a los dominicanos y eso no ha impedido que ingresen irregularmente y actualmente se desconozca que existe una gran cantidad de nacionales dominicanos que se arriesgan diariamente a cruzar por pasos no habilitados siendo objeto de mafias dedicadas a la trata de personas o bien a los ciudadanos cubanos que ingresan solicitando refugio político no teniendo las condiciones para ello y permanecen en Chile, así como otros casos más. Eso sin contar que los Consulados no poseen el personal ni la infraestructura necesaria para ello.

Respecto a las regularizaciones de personas se solicita certificados de antecedentes penales a ser entregados en un plazo de 30 días, esto es del 23 de abril al 23 de mayo, que haremos con los venezolanos que no pueden pedirlos actualmente en su Consulado por tener la dificultad de recurrir a él o el proceso de apostillado en Venezuela si son solicitados allá se encuentra suspendido o de otras nacionalidades que no tienen representación diplomática en Chile. Serán expulsados ?.

Consideró que si se trataba de frenar o regular los flujos migratorios una modificación legal al DL 1094 de 1975 que actualmente contiene la Ley migratoria mientras se tramita la nueva ley, era lo más adecuado porque hoy el instructivo presidencial atenta contra disposiciones contenidas en un cuerpo legal que tiene jerarquía de ley y no puede ser modificado reglamentariamente sin afectar nuestro ordenamiento jurídico, lo que provocará en definitiva la presentación de un sin número de recursos administrativos y judiciales que vendrán a engrosar el ya aumentado flujo del ente administrativo, así como de  nuestras Cortes de Apelaciones y subsecuentemente Corte Suprema.

Llevó más de 20 años trabajando en temas de carácter migratorio, he sido Cónsul de carrera en países como Bolivia y Centroamérica y actualmente tengo mi práctica jurídica que se dedica a este tema, por lo que sin ser pesimista espero que podamos ser conscientes de lo que Chile verdaderamente necesita para regular la inmigración no son medidas como las que hoy se pretenden sino que una verdadera y cabal política migratoria acorde a nuestra realidad y legislación general vigente, porque como dice el adagio conocido por todos: “No por mucho madrugar se amanece más temprano”.

Atentamente,

María Soledad Torres Macchiavello

Abogada

Legal Global Abogados Chile